lavadoMano

Lavado diario

 

Separar las prendas por colores para evitar que los colores migren de unas prendas a otras.

 

Las manchas de fruta y taninos (café, té, zumo de tomate…) se pueden fijar con la aplicación de agua y temperatura.

 

Las prendas más delicadas debes lavarlas a mano o en un programa de prendas delicadas. Acuérdate de añadir un detergente líquido para este tipo de prendas.

 

La temperatura de lavado ha de seleccionarse dependiendo del tipo de prenda, su composición y el tipo de suciedad. Muchas manchas pueden fijarse si superamos determinada temperatura.

 

Un exceso de producto detergente o suavizante en el lavado puede provocar que tus prendas se vuelvan grisáceas o amarillentas.

 

 

Cambio de temporada

 cambioTemorada

Trata de guardar la ropa revisada y limpia, así no encontrarás manchas imposibles de quitar de una temporada a otra.

 

Intenta no guardar tu ropa en lugares húmedos como sótanos y desvanes y evite meterla en bolsas de plástico

 

Para evitar que la ropa se decolore, no la pongas en un lugar donde le de la luz de forma directa.

 

Cuando lleves una prenda a la tintorería es bueno que indiques siempre las manchas que lleva, especialmente las de sudor, sangre y orina.

 

Si tienes prendas de piel, alfombras o edredones, lo mejor es que las limpies, al menos, una vez al año, siempre a final de temporada.